Pelotero renovó con Texas por varios millones y ¿dos caballos?

Cuando eres una estrella del mundo del deporte puedes exigir algunas cosas para firmar un contrato. Algunos jugadores piden vuelos pagados para que su familia los vaya a ver, otros piden coches o casas y bueno también está Rougned Odor. El segunda base venezolano renovó con los Texas Rangers a cambio de dos caballos…. y varios millones de dólares.

El sudamericano firmó una extensión de contrato por seis años y 49.5 millones de dólares garantizado. Sin embargo el pelotero no estaba del todo convencido de renovar con los RangersOdor es un amante de los caballos, así que al ver que las cifras no motivaban del todo al beisbolista, Jon Daniels, gerente general de los Rangers, decidió mostrarle al venezolano una foto de un par de equinos.

“En nuestra política, cuando hacemos un contrato de oferta, estudamos al jugador… Así que con esos números frente a él, puso una cara seria. Nada cambió. Entonces deslicé mi teléfono con una imagen de los caballos hacia él y dijo: ‘Bueno, ¿me los puede enviar?’ Sus ojos se iluminaron, y pensé, ‘bueno, tal vez tenemos la oportunidad.

Resultado de imagen para 49.5 millones dólares y dos caballosOdor se ha declarado amante de los caballos en repetidas ocasiones. El jugador, quien ya tiene tres equinos en Venezuela, ha dicho cosas como que “cuando va a ver a sus caballos se relaja y todo se le olvida”. El segunda base también ha comentado que su pasión por estos animales comenzó cuando era un niño pequeño pues miembros de su familia tenían un rancho y ahí convivía con los caballos.

Seguramente Rougned Odor disfrutará de sus caballos e irá a montar alegremente, pues después de firmar un contrato por casi 50 mdd y dos caballos quién no estaría relajado. En fin el venezolano tiene promedio de bateo de  .265, ha conectado 58 cuadrangulares e impulsado 197 carreras en su estancia con los Texas Rangers.

El lado humano del contrato: ayudar a familiares de Venezuela

Una firma que ha generado muchos matices obviando quizás el más significativo: el humano.

El segunda base, de 23 años, logró un contrato similar a camareros consolidados como Jason Kipnis, quien firmó hace tres años por seis años y 52,5 millones de dólares con los Indios de Cleveland. Sin embargo los números y la proyección de Odor lleva a unos analistas deportivos a manifestar que pudo conseguir una mejor cifra a futuro.

Para el venezolano Martín Pérez, miembro de la rotación de los Rangers de Texas los peloteros latinos tienen otras variables que analizar antes de decidir darle más prórroga a una extensión de contrato.

“Cuando vienes de Venezuela, tienes muchas personas que apoyar”, comentó Pérez al Dallas News. El zurdo habla con conocimiento de causa, pues firmó un contrato de cuatro años por 12.5 millones de dólares con el mismo equipo de Odor.

“No solo jugamos para nosotros, jugamos para toda nuestra familia”, añadió.

Para la mayoría de los peloteros firmar un contrato millonario resulta un apoyo para su familia sobre todo a largo plazo. No obstante para los peloteros latinos este apoyo resulta muchas veces inmediato.

Pérez confesó que ayuda a mantener a casi 10 miembros de su familia. “Envíos algunos cientos de dólares al mes. Aunque parece nada para nosotros, quizás para comprar un par de zapatos. Para ellos es realmente una ayuda, que les permite vivir”.

Esperar a la agencia libre es una decisión muy difícil para los que tienen entre sus objetivos ayudar a sus familiares a corto plazo, además una extensión de contrato millonario significa una tranquilidad mental para quien estampa su firma.

Resultado de imagen para 49.5 millones dólares y dos caballos“Firmar un contrato a largo plazo te genera simplemente tranquilidad”, comentó Mike Napoli. “Pienso que los peloteros que dicen que no están pensando en ello, están mintiendo. Todos queremos conseguir esa firma para ayudar a nuestros familiares. La capacidad que tenemos para ayudar a lo demás es de lo mejor de ser pelotero”, añadió.

El camarero de los Rangers tiene la “tranquilidad” de poder apoyar a los suyos a largo plazo

Esta entrada fue publicada en Notas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario